Las representantes de AEK y Euskaltzaleen Topagunea, entidades organizadoras de KORRIKA y Euskaraldia, respectivamente, han indicado que KORRIKA ofrece un contexto inmejorable para repetir la experiencia de Euskaraldia.

La primera experiencia de Euskaraldia concluyó con gran éxito el 3 de diciembre del año pasado y desde la organización ya han mostrado su intención de repetir la experiencia el año que viene. Sin embargo, las entidades organizadoras de KORRIKA y Euskaraldia han hecho un llamamiento a actuar como ahobizi o belarriprest durante la 21ª edición de KORRIKA, sin esperar al 2020.

«Hacer Klika y romper inercias son dos acciones que van unidas». Así se ha expresado hoy Mertxe Mugika, coordinadora de AEK, en la rueda de prensa realizada en el museo marítimo Ría de Bilbao, en referencia al lema de KORRIKA de esta edición. Ha recordado que las personas que participaron en Euskaraldia «revisaron sus prácticas lingüísticas» y tomaron la decisión de cambiar sus hábitos diarios.

La pasada edición de KORRIKA dejó imágenes destacadas, como la registrada en el puente de Santiago entre Hendaia e Irun, donde las instituciones y los movimentos sociales en favor del euskera hicieron un kilómetro compartido en la carrera en favor del euskera. Desde entonces, han surgido nuevos roles y actitudes en Euskal Herria. En la comparecencia han abogado por difundir esas nuevas actitudes.

La directora de Euskaltzaleen Topagunea Jasone Mendizabal ha animado a todas las personas que fueron ahobizi y belarriprest «a seguir difundiendo la práctica del euskera, a mantener ese cambio de hábitos lingüísticos y a cuidar las relaciones en euskera». KORRIKA ofrecerá un contexto más que favorable para realizar ese ejercicio diario, del 4 al 14 de abril, de Gares a Gasteiz.

Mugika y Mendizabal han hecho un llamamiento a hacer visible ese cambio de hábitos mediante las chapas identificativas de ahobizi o belarriprest pero, sobre todo, con la actitud que reflejan esas chapas, «para hacer Klika, como dice el lema de KORRIKA, para impulsar cambios, para dar nuevos pasos en el uso del euskera».