Gora Korrika, Gora AEK, gora zuek!

¡Felicidades y mil gracias a todos/as vosotros/as!; !a todos/as los/as que habéis hecho llegar el testigo hasta aquí de mano en mano!; !a todos/as los/as que habéis hecho KLIKA! Después de correr, de pueblo en pueblo, durante 11 días, ¡ya hemos llegado a Gasteiz! Hemos atravesado toda Euskal Herria, uniendo cientos de miles de personas, haciendo KLIKA. A decir verdad, AEK y la misma Korrika no esperábamos menos de vosotros/as.

Mil gracias, por correr, por aportar vuestra ayuda económica mediante los kilómetros, por organizar la Korrika Cultural... Mil gracias, por poner en marcha, entre todos/as, el evento más multitudinario que existe en todo el mundo a favor de una lengua. !Felicidades, de corazón, a quienes habéis participado en los grupos de organización de la Korrika de cada localidad! ¡Felicidades a quienes habéis hecho KLIKA, de cualquiera de las maneras! Y, cómo no, ¡Felicidades a todos/as los/as miembros de AEK! Somos conscientes del trabajo extra que habéis asumido durante estos últimos meses; y, por eso, ¡biba zuek!

Desde aquí, desde esta plaza abarrotada, queremos recordar a dos personas, a dos miembros de AEK que hemos perdido desde la anterior Korrika: Marian Leon y Uxua Larretxea; ¡a ellas deseamos dedicarles, sin ningún género de dudas, el trabajo realizado hasta ahora y el ENORME KLIKA que hemos conseguido!

¡El día de hoy, así como los últimos meses, ha resultado histórico para nosotros/as! La razón para ello es que Euskal Herria en su conjunto ha hecho KLIKA y ha tomado un compromiso. Todos/as hemos efectuado una elección, una elección fundamental: ¡hemos decidido vivir en euskera!

Tal y como nos acaba de decir Maialen Lujanbio de ese modo tan hermoso como henchido de razones, si deseamos construir una Euskal Herria euskaldun, debemos hacer KLIKA en el sistema operativo; debemos hacer KLIKA en todos los lugares influyentes, lo cual en ocasiones podrá resultar sencillo o arduo, dependiendo del caso. Nosotros/as decidiremos cómo efectuar la tarea, en función del compromiso adquirido por cada cual.

En nuestra opinión, el camino es claro: los individuos debemos hacer; los agentes, impulsar; y las administraciones, garantizar que se den los pasos necesarios.

Korrika 21 supone el comienzo de una nueva era, que debe traer con ella una nueva forma de actuar, basada en el trabajo en común y en el liderazgo compartido. De esa manera, pondremos en vía de hacerse realidad aquellas ideas que todavía son sueños, acordando, concretando y aplicando las pertinentes políticas lingüísticas. Dentro de dos años, en la Korrika 22, tendremos la posibilidad de analizar y valorar qué ruta han recorrido y qué fruto han dado los KLIKS de ahora.

En conclusión, vamos a convertir el euskara en universal; y, para ello, ya tenemos marcada la dirección: quien no lo sepa, que haga KLIK en aprenderlo; quienes lo sabemos, haremos KLIK en utilizarlo; los agentes, KLIK en organizar; y las administraciones KLIK en las resoluciones y en los medios para llevarlas a cabo. Ese es nuestro compromiso...

¡Klika en nuestra opción, Klika en AEK, Klika Korrika, Klika Euskal Herri euskalduna!